CDR

#cincondiciones

Como tantos otros aspectos, la COVID-19 también ha afectado los derechos sexuales y derechos reproductivos de niñas, adolescentes, mujeres y personas con capacidad de gestar. Las respuestas gubernamentales para frenar la pandemia, las restricciones de movilidad y los problemas económicos han dificultado aún más el acceso a servicios de salud reproductiva, especialmente al aborto.

¡Los derechos sexuales y derechos

reproductivos son derechos humanos!

Más que no padecer enfermedades o dolores, una buena salud sexual y salud reproductiva es un estado de gozo y bienestar físico, emocional, mental y social. Por eso, según las normas internacionales, los derechos sexuales y derechos reproductivos incluyen: atención de salud materna de buena calidad, acceso a la anticoncepción, al aborto seguro y legal, y a información integral que sea adecuada para cada cultura y persona.

Superar esta crisis sin precedentes exige pensar en el bienestar y los derechos humanos. Por eso, voces expertas han recordado a los Estados su obligación de prestar todos los servicios de salud sexual y salud reproductiva durante la pandemia de la COVID-19.